León, Gto. - Historia de la Ciudad - Independencia II

Descubre lo mejor de Dubai
Primer escudo
Primer escudo

Foto: www.leongto.com.mx

Primer escudo de armas

Desde 1780, las autoridades de la Villa de León habían pretendido la concesión de escudo de armas y la elevación al rango de Ciudad, haciendo valer las razones que en 1576 habían determinado la fundación de León como Villa. Como también se ha consignado, las autoridades virreinales denegaron el acuerdo favorable a las pretensiones leonesas declarando que solo a Su Majestad competía la resolución correspondiente y no a las autoridades del Virreinato.

Con la proclamación del primer Imperio, el viejo deseo de los leoneses volvió a actualizarse, y así, existe constancia de que en el 1822 el Ayuntamiento de la Villa, no teniendo escudo de armas para poner los títulos a los oficiales, adoptó uno que entre otras cosas, representaba los cuarteles, el cerrito o Loma de la Soledad, el Ojo de Agua, el puente del Coecillo, y el Baluarte.

De lo mencionado anteriormente puede entenderse que las cuatro imágenes incluidas en el blasón representaban los sitios que en 1822 eran más característicos de la Villa. La Loma de la Soledad se cubriría de viviendas a partir de la inundación de 1888; y el baluarte fue abatido en 1851.

La torre conocida popularmente como "el baluarte" era una construcción virreinal, de piedra, que había sido alzada como fortín para la defensa de la Villa. Se hallaba cerca del "puente de San Lorenzo", al pie de la Loma de la Soledad, en la esquina de las calles que luego se llamarían "del Oratorio" y "de la Soledad". Era distintiva de esa zona de la Villa, y fue famosa porque allí fue muerto Rufino López.

"El Baluarte" fue lamentablemente destruido en 1851. Por otro lado en junio de 1822 se hizo otro escudo que muestra en todo el campo lo que el otro contenía en uno solo de los cuarteles: el Baluarte, pero presenta además un león agonizante con una flecha en el ijar, y el lema "León siempre fiel, siempre valiente". Este blasón fue impreso y oficialmente usado en los nombramientos militares.

Durante los últimos años del Virreinato, extendido ya el uso de la imprenta, los recibos de la Real Aduana de León usaron un símbolo consistente en un sello que mostraba un león coronado sosteniendo una bandera con las Armas Reales de España. Este sello continuó usándose hasta 1825, aunque tachado, como también se había tachado la palabra "Real".

Por aquellas fechas agonizaba el efímero Primer Imperio Mexicano, y se preparaba la proclamación de la República Federal. En 1824 se instaló el primer Congreso Constituyente del naciente Estado de Guanajuato, y en el propio año tomó posesión a su cargo el primer Gobernador Constitucional, Licenciado Carlos Montes de Oca.

Debido a las inquietudes leonesas se creo uno de los institutos que fue el "Gabinete Público de Lectura", primera auténtica Biblioteca Pública que existió en el Estado, promovido por el Ayuntamiento a la sazón presidio por don Manuel Antonio de Lizardi.

La ciudad del Refugio

Con don Marcos García de León, numerosos alteños se radicaron desde aquellos años en la Villa, comenzando a formar un núcleo de población criolla perfectamente definida del que en el propio siglo XIX surgirían personajes de importancia, entre los que se encontraban políticos como don Mario Huelga, laguense; benefactores como el Padre don Pablo de Anda y Padilla, sanjuanense; artistas como don José del Refugio Díaz del Castillo y su esposa doña Mariana Gómez de Portugal, laguenses; sabios como don José de Jesús González, unionense, o bien jerarcas de distinguidas familias, como el padre del sabio jurista don Toribio Esquivel y Obregón, sanjuanense.

León comenzaba a ganarse, con justicia sobrada, el nombre de "Ciudad del Refugio"; y aunque en lo político dependía del Estado de Guanjuato, sus lazos de sangre, sus costumbres y sus relaciones de comercio lo vinculaban cada vez más con la inmediata región de Los Altos de Jalisco.

El Ayuntamiento de León se preocupaba además por otros renglones de bienestar público. El 17 de enero de 1825, las autoridades municipales acordaron la instalación de una Junta de Sanidad, "nombrando vocales de ella al Sr. Cura don José Ignacio Couto, don Agustín Franco, don Joaquín González, don Julián de Obregón y don Manuel Antonio de Lizardi".

El 11 de febrero se instaló la Junta, que fue integrada por don Pedro Cevallos y Cossío, Conde de la Presa, Alcalde Primero Presidente del Ayuntamiento y sin duda el vecino más caracterizado de aquellos años, el Señor Cura don José Ignacio Couto, don Mariano Pacheco y don José María Arrieta, Regidores; por los facultativos don Agustín Franco y don Joaquín González, y por los vecinos don Antonio Septién Ibarra y don Julián de Obregón y Gómez-Poleo.

El mismo año el Ayuntamiento nombró una comisión formada por los Regidores José María Pacheco y Guzmán, Juan Lanuza y Manuel Doblado, a efecto de definir los límites entre el Pueblo del Coecillo y la Villa de León.

El primer Obregón que emigró a la comarca leonesa fue don Agustín de Obregón y de la Puebla, originario de Llerana, valle de Carriedo, Santander y casado en León en 1864 con doña Antonia de Aguilar-Ventosillo y López de Castro. De este matrimonio, desciende la línea más antigua de la Casa leonesa de Obregón, pero en épocas posteriores emigraron a nuestra tierra otros de la misma procedencia.

Otro Obregón fue don Joaquín de Obregón, avecindado en Silao en los últimos años del siglo XVIII. Fue casado en Silao antes de 1813 con doña Mariana Franco y Frausto, hija de don José Joaquín Franco de Paredes y de Ochoa-Garibay y de su segunda esposa doña María Clara Frausto.

Don Miguel de Obregón y Portillo y su esposa fueron abuelos del ilustre historiador y jurista don Toribio Esquivel y Obregón y del primer Cronista de la Ciudad de México, don Luis González Obregón.

En el mes de enero de 1804, don Ignacio de Obregón, reputándose Coronel del Regimiento de Dragones Provinciales de la Nueva Galicia, promovió ante el Alcalde Ordinario de la Villa de León, don Manuel Antonio de Lizardi, una información genealógica para acreditar limpieza de sangre, legitimidad y buenas costumbres de sus hijos.

Don Julián de Obregón y Gómez-Poleo nació en la Villa de León el 16 de febrero de 1788: desde su adolescencia se distinguió por su prudencia y talento, pues su padre, al dictar su última disposición, le nombró apoderado.

No hay eventos próximos para mostrar.

Lee tu postal

Teclea el código para abrir tu postal virtual