León, Gto. - Historia de la Ciudad - Fundación I

Antecedentes

1526. Otomíes del señorío de Jilotepec formaron un ejército auxiliar del español, se asentaron en San Juan del Río y en Acámbaro, en 1526, y después donde se fundarían Celaya, Santa Cruz y Salamanca, y algunos, al fin del siglo XVI, poblaron en León en el barrio de San Miguel, y tarascos, mexicas y hasta chichimecas en el de El Coecillo.

1530. Antes, Nuño de Guzmán y sus auxiliares tarascos penetraron al territorio de la futura Alcaldía Mayor de León vadeando el Lerma el 2 de febrero de 1530, y a este río llamaron "de Nuestra Señora", y acaso también así a su afluente el Turbio, cuyo principal origen está en el Valle de León, denominado, por eso, "de Señora". Antes que Nuño, Juan de Villaseñor, encomendero de Guango, entró a Pénjamo y Cuerámaro (de la futura alcaldía leonesa).

1544. El gobernador de Nueva Galicia, Vázquez de Coronado, le mercedó tierras en esos sitios y otros, confirmándolo al virrey Mendoza, quien, en 1546, otorgó a Rodrigo de Vázquez la estancia de Guanajuato y a Juan de Jasso la de Comanja (actual Comanjilla). Un año después fueron mercedadas tierras a Pedro de Salcedo en las cercanías de San Francisco del Rincón.

1551. Desde este lugar y desde Comanjilla, la colonización agrícola y ganadera se introdujo al "Valle de Señora", y en él se otorgó a Juan de Jasso, en 1551, la estancia de ese nombre que se despobló para fundar, el 20 de enero de 1576, la Villa de León, por orden del virrey Enríquez de Almanza, para que -igual que la de Celaya, asentada en 1571- sirviera para defensa contra los chichimecas (guamares y cuachichiles) que desde 1550 guerreaban contra los españoles y que no se pacificaron sino cuando -a cambio de que se redujesen a pueblos- se comprometieron éstos a alimentarlos y vestirlos, en 1590.

1557. Antes de fundarse León, se poblaron, en 1557, el Real de Minas de Guanajuato y Santiago Silagua (hoy Silao); en 1561 las Minas de Comanja y en 1563 la Villa de Santa María de los Lagos. Desde esta última fecha se asentaron en el "Valle de Señora" numerosos colonos españoles e indígenas y algunos mulatos.

Antecedentes de la Fundación

1566. El nueve de mayo de 1566, se embarcó en la Nao de las Indias, con destino a Guadalajara, Capital de la Nueva Galicia, el Licenciado don Juan Bautista de Orozco, natural de Sevilla; hijo de Jerónimo de Orozco y de doña Inés de Lerna. En Sevilla quedaban sus padres, pero en la propia Nueva Galicia había hallado solar y ventura un hermano mayor del viajero: el doctor Jerónimo de Orozco, años antes emigrado, Gobernador de ese Reino y Presidente de su Audiencia, casado para entonces con doña Beatriz, sobrina del famoso Oidor de la Nueva España, el Licenciado don Francisco Tello de Sandoval.

Por aquellos días, la zona de frontera entre los Reinos de la Nueva España y de la Nueva Galicia se hallaba envuelta en una ola de sangre. Las tierras que hoy pertenecen a la jurisdicción de León eran teatro de cruentas, crudelísimas batallas. Los indomables y errabundos chichimecas atacaban sin piedad las estancias y los poblados sedentarios de la comarca sin importar si eran asentamientos de indios, de españoles o de criollos.

1568. En los años de 1568 y 1569, los chichimecas tomaron por asalto la estancia de Comanja y solo dos españoles conservaron la vida: Juan de Zayas y el Padre de Cuenca.

Juan de Jasso, verdadero precursor de la fundación de León, había contribuido como el que más a la pacificación de esta zona poblando sus propias estancias y sosteniendo la guerra, por su propia cuenta y riesgo, contra los chichimecas; pero a pesar de ello el peligro continuaba en acecho. Riesgo constante significaba para cualquiera atravesar estas tierras para dirigirse de Guanajuato a Zacatecas y hacer una de las vías más importantes para la economía de esa época.

A la muerte de Juan de Jasso, sin embargo, el peligro se hallaba en parte conjurado, merced a la prosperidad que había advenido a las estancias del navarro por el indomable esfuerzo de éste y de sus hombres. Por ello, hubo de pensar el Virrey en establecer una nueva definitiva por estos lares; y así, las tierras de la Estancia de Señora fueron objeto de un acto jurídico semejante a la actual expropiación por causa de interés público.

1575. Por disposición del cuarto Virrey de la Nueva España, don Martín Enríquez de Almanza, de la Casa de los Marqueses de Alcañices (en León de España), dada el 12 de diciembre de 1575, habría de fundarse en estos contornos una ciudad o villa (según fuera el número de los habitantes), que pudieran servir de fortín para la guerra chichimeca y para proteger el paso de las conductas por el camino entre los minerales de Zacatecas y Guanjuato.

La nueva villa tendría el nombre de León en homenaje a la tierra natal del Virrey Enríquez de Almanza, pero su calidad de ciudad o villa estaba sujeta al número de habitantes que se comprometiesen a habitarla por diez años.

Juan Orozco, radicado a la sazón en la Ciudad de México, fue comisionado virreinal para elegir las tierras convenientes para la fundación. El mandato virreinal hubo de cumplimentarse el siguiente 20 de enero. Nación entonces con parvedad, pero sobre bases firmes que prometían con elocuencia tiempos mejores, la Villa de León de la Nueva España.

Se vincularon entonces a la naciente puebla los nombres de quienes fueron reputados sus fundadores, en virtud de haberse comprometido a habitarla. Aproximadamente fueron unos cincuenta los que habitaron esta villa, si hubiesen sido unos cien se le hubiese otorgado el carácter de ciudad.

No hay eventos próximos para mostrar.

Lee tu postal

Teclea el código para abrir tu postal virtual